Candidato

La consulta a la militancia debe ser el único método para elegir dirigentes y candidatos en el PRI

La consulta directa a la militancia debe ser el único método de elección de dirigentes y candidatos en el PRI.

Sólo con la elección directa, con lo votos de los militantes, nuestros dirigentes y candidatos contarán con más legitimidad y apoyo de los priistas.

Y así lograremos también una más rápida reactivación de la militancia.

Ayúdanos a compartir este mensaje con nuestros militantes y simpatizantes.

Porqué votaré y pediré el voto por Miguel Castro, candidato a gobernador de Jalisco

Castro 2

Tengo el gusto de conocer a Miguel Castro desde el 2002 y me siento orgulloso de ser su amigo.

He sido testigo durante estos 15 años de su sincera humildad para tratar y escuchar a la gente, no sólo cuando ha sido candidato sino como gobernante: las dos veces que fue alcalde de San Pedro Tlaquepaque, como diputado y como secretario de Desarrollo e Integración Social.

Me consta su honestidad política y en el manejo de los recursos públicos. Miguel es de los pocos políticos que conozco que se han procurado medios honestos para vivir al margen de la política, para no depender de ésta y para tener la libertad de ejercerla con libertad, dignidad y sin ambiciones.

Miguel ha ganado las tres elecciones en las que ha competido, todas en circunstancias muy difíciles. La primera a los 28 años, cuando se creía que el PRI no podría recuperar Tlaquepaque. La segunda otra vez en condiciones desventajosas para el PRI, pero los tlaquepaquenses, que ya lo habían conocido como alcalde, le refrendaron el mandato. La tercera, como candidato a diputado en Guadalajara, también la ganó en contra de todos los pronósticos.

Miguel Castro es un político decente, porque sí los puede haber, alejado de las poses, las arrogancias y los excesos que abundan en la clase política.

Por eso no sólo votaré por Miguel Castro para que sea el próximo gobernador de Jalisco, sino que pediré el voto para él, con orgullo, con la seguridad que da pedir el voto por alguien en quien confías porque puede hacer las cosas bien para la gente.