Política

Presidenciables 2024: un partido dominante y una caballada flaca

La carrera por la Presidencia de la República ya arrancó. El mismo presidente López Obrador ha tomado parte en impulsar la carrera presidencial del 2024.

El panorama político hacia la elección presidencia del 24 no es prometedor, con un partido muy dominante en las encuestas, con una caballada flaca en todos los partidos y con pocas opciones capaces y competitivas.

Morena, el partido del presidente

El propio presidente López Obrador se ha encargado de enlistar a los de su equipo que considera presidenciables, lista que incluye a Claudia Shienbaum, Marcelo Ebrard, Tatiana Clouthier, Rocío Nahle, Juan Ramón de la Fuente y Esteban Moctezuma.

Sin embargo, han sido muchas las señales que evidencian una clara preferencia del jefe de Morena por la jefa del gobierno de la Ciudad de México, como también aparenta que su opción dos en el canciller Ebrard.

El resto de los enlistados parecen como distractores para que los ataques no se ensañen contra los preferidos o como banca disponible para el caso de que los dos punteros se caigan definitivamente.

Lo que también queda claro es que el senador Ricardo Monreal, que se ha auto destapado, no cuenta con la simpatía ni con el beneplácito de López Obrador para ser considerado como abanderado morenista.

Una alianza opositora muy débil

Aunque los dirigentes nacionales del PAN, PRI y PRD tratan de convencer que la alianza “Va por México” que armaron para enfrentar juntos las elecciones de junio pasado fue un éxito, lo cierto es que fue un gran fracaso electoral.

Hoy la alianza muestra sus debilidades al enfrentar posiciones comunes en la Cámara de Diputados, sobre todo en el tema de la reforma eléctrica.

Para el 2022 intentan ir con candidatos comunes en las elecciones estatales que estarán en juego, como preámbulo a la elección presidencial.

Pero los tres partidos de la alianza tienen males comunes: el desprestigio de sus marcas políticas y la falta de liderazgos que conecten con la sociedad que se reflejan en baja intención de votos.

PAN: su mejor opción no es panista

El reelecto dirigente nacional del PAN Marko Cortés hizo su propio destape en las filas panistas. Enlistados débiles.

La recién estrenada gobernadora de Chihuahua, Maru Campos; el de Guanajuato, Diego Sinhue; de Yucatán, Francisco Vila, el muy controvertido de Tamaulipas, Javier García Cabeza de Vaca y el ex de Querétaro, Francisco Domínguez.

Agregó a los legisladores Santiago Creel y Juan Carlos Romero Hicks, y al ex candidato presidencial Ricardo Anaya.

De la lista ya se perdió uno, Francisco Domínguez ha expresado su rechazo al proyecto de Marko Cortés y anunció que aceptará una probable invitación del presidente López Obrador a integrarse a su gobierno.

Paradojas de este partido: la expanista y hoy diputada federal externa por ese partido Margarita Zavala es la única que medio pinta en las encuestas conocidas.

PRI, la caballada está muuuy flaca

El otrora partido invencible está en terapia intensiva, entubado, moribundo.

Despreciado por la mayoría de los ciudadanos, dividido y sin líderes atractivos para el electorado.

La lista de los mencionados en el PRI incluyen al gobernador del Estado de México Alfredo del Mazo, el ex candidato a gobernar Álvaro Obregón en la Ciudad de México Enrique de la Madrid, el ex secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio. Ninguno de ellos rentable electoramente.

Pero el PRI también perdió al ex gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, quien se brincó al gobierno de López Obrador como embajador de México en España.

Otra baja importante que está en puerta es la del todavía gobernador de Oaxaca Alejandro Murat, que también está en las lista de los gobernadores de oposición que busca cooptar AMLO.

PRD, sin sol ni cartas

En el Partido de la Revolución Democrática, que también lucha hoy por mantenerse vivo, no hay ninguno digno de mínima mención.

Movimiento Ciudadano, el peso del apellido

Durante los tres años anteriores el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro se esforzó por posicionarse en el plano político nacional con la intención de convertirse en presidenciable. Pero los resultados fueron muy malos.

Más aún, la elección de junio cambió la percepción ciudadana y, según una encuesta publicada por la revista Forbes México, los recién electos alcalde de Monterrey Luis Donaldo Colosio y gobernador de Nuevo León Samuel García lo rebasaron en un pestañazo.

Según dicha encuesta Colosio obtuvo el 60 % de las intenciones, Samuel el 23 % y Alfaro un lejano 17 %.