Política

2021, el año de la quiebra del sistema político y de representación social

Está será la elección más grande de la historia por el número de cargos que se elegirán en un día, pero también es tal vez la menos atendida por los ciudadanos.

También la menos enriquecedora en cuanto a oferta política y el más vergonzoso respecto del comportamiento anticívico y antidemocrático de gobernantes, dirigentes de partido y candidatos.

Esta realidad se puede reflejar en una clara abstención.

Pero lo más preocupante es que la ciudadanía no ve ya en el voto, en los partidos y en los actuales políticos herramientas para resolver sus problemas ni para frenar el deterioro de su calidad de vida.

Y no es para menos. Nuestro sistema democrático sigue evidenciando una y otra vez su ineficiente complejidad, sus lagunas que permiten abusos, su fragilidad y sobre todo su poco impacto en la calidad de vida de la gente.

Irresponsables

Quienes están en turno en los gobiernos siguen demostrando su incapacidad para respetar la voluntad ciudadana y siempre sucumben a la tentación antidemocrática de inclinar la balanzas y marcar los dados a su favor.

Todos los partidos demuestran cada día su lejanía con los ciudadanos y nos dejan claro que nuestros problemas no son sus problemas ni sus prioridades.

Ausentes de contenido social los partidos juegan a la coyuntura no al largo plazo, sucumben a acuerdos electoreros y trabajan para el beneficio de sus cúpulas.

Bajo ese sistema, los candidatos siguen siendo los menos malos, no los mejores. Cada boleta exhibe personajes impresentables o que nada aportan al sistema político y democrático.

El cuadro oscuro se completa cuando los electos llegan a los palacios y a las cámaras. Ya en sus cargos se dedicarán a justificar su ineficiencia, a la corrupción y a ignorar las urgencias de la sociedad.

Y al terminar su período entregarán el municipio, el estado o el país peor que como lo recibieron.

Es éste el esquema que decepciona a la gente, el que los ciudadanos vemos con desdén; es esta irresponsabilidad de los políticos lo que hace que la separación entre clase política y sociedad sea cada vez más grande.

Aquí las grandes preguntas aquí son ¿en qué se derivará ese divorcio entre sociedad y políticos?, y ¿cuándo se decidirá la ciudadanía a ponerles un alto y a cambiar este ineficiente sistema político?