Cómo conservar nuestro café en grano o molido

Una de las preguntas que frecuentemente nos hacemos es cuál es la mejor forma y cuáles son las mejores condiciones para conservar nuestro café, ya sea que lo tengamos en grano o molido.

Para poder definir cuál es la mejor manera de conservar nuestro café es importante tener presente cuáles son los enemigos de los aromas y sabores del café tostado:

  1. Aire,
  2. Calor,
  3. Luz,
  4. Humedad, y
  5. Tiempo.

Una vez que tenemos identificados estos factores podemos deducir que las mejores condiciones de conservación del café es mantenerlo en un recipiente bien cerrado, hermético de preferencia, opaco o almacenado en un lugar oscuro, fresco y seco.

También son una buena opción para conservarlo las bolsas para café de calidad, las que se hacen con materiales que impiden el paso del aire y que cuentan con válvula desgasificadora, pero hay que mantenerlas bien cerradas.

Respecto del tiempo es importante señalar que las buenas condiciones de conservación pueden alargar la presencia de los elementos que nos dan los aromas y los sabores del café, pero que siempre será recomendable consumir nuestro café dentro del primer mes después de la fecha en la que fue tostado.

También debemos considerar que el café en grano resiste más el paso del tiempo que el café molino pues el aire puede penetrar mas fácil en las partículas más pequeñas.

Conservarlo en el refrigerador puede ser riesgoso si el envase que contiene nuestro grano no queda bien cerrado, ya que éste puede absorber olores y sabores de los alimentos ahí guardados y se expone a la humedad que casi todos los frigoríficos crean. Lo mismo pasa con el congelador.

Así, podemos concluir que la mejor manera de conservar nuestro café es mantenerlo en un recipiente de porcelana, lata, vidrio u otro materia que sea opaco y que su tapa cierre bien, poniéndolo en un lugar oscuro, fresco y seco (cualquier alacena con puertas sirve) y consumirlo de preferencia dentro de los 30 días posteriores al que fue tostado.

De no hacerlo así el café no se echa a perder ni deja de ser apto para consumirse. Simplemente habrá perdido los elementos que nos dan los agradables aromas y sabores de un buen café.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: