Chemex, un método elegante para hacer buen café

Chemex

El Chemex es un método para preparar café elegante, bien diseñado y produce tazas cristalinas, limpias, con poco cuerpo pero con aromas y sabores incomparables.

Desde que vi por primera vez un Chemex quedé enamorado de sus formas, sus curvas y el sabio diseño en vidrio, madera y cuero.

Como se puede uno imaginar al verlo, es uno de esos métodos que surgieron de inventores provenientes de la industria química.

Su inventor, el alemán Peter Schlumbohm lo patentó en 1939 luego de crearlo basado en un embudo de laboratorio y un matriz de Erlenmeyer. Luego de unir en unos esos dos elementos, lo pulió, creando una hendidura para que el café “respirara” mientras se filtra y agregando el asa de madera dividida en dos elementos amarrados con una tira de cuero, para evitar que el usuario se queme con la bebida caliente.

La belleza de las líneas tuvieron una fuerte influencia de la escuela alemana de diseño Bauhaus, que por aquellos años adquiría una gran influencia en el diseño mundial.

Con el resultado final no es de extrañar que piezas de Chemex se expongan en museos de la importancia del Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Museo Smithsoniano como muestra de arte en el diseño.

Para la preparación se utiliza un filtro peculiar, el 101, pieza mediana de papel que se dobla dos veces hasta obtener un cuadrado de cuatro hojas, mismas que se separa en dos lados, uno de tres hojas y otro de una.

La parte que tiene tres hojas se deberá poner encina de la hendidura que tiene la boca del Chemex. Como siempre que se usa filtro de papel se recomienda enjuagarlo con agua caliente, acción que precalienta también el vaso donde se recibirá la bebida. Esa agua se desecha.

Enseguida se pone el café molido medio. Puedes empezar con una cantidad equivalente a una relación de 1:10, es decir por cada gramo de café diez mililitros de agua.

Puedes empezar usando agua a una temperatura de entre 85 y 95 grados centígrados.

Primero se vierte un poco de agua sobre el café para hacer una preinfusión y enseguida se pone el resto del agua en un lapso de entre tres y cinco minutos.

Como en otros métodos mi sugerencia es que partas de esta recomendación pero que experimentes con diferentes variables de grosor del grano, la temperatura del agua y el tiempo de su vertido en el filtro.

Si aún no lo has probado, te recomiendo que vayas a una buena barra de café de especialidad y pidas que te preparen uno para que pruebes las virtudes del café que de él se extrae.

Si te gusta lo ideal es que como buen aficionado tengas el tuyo para disfrutarlo solo o en compañía.

Sin duda uno de los grandes métodos que, por fortuna, cada vez se conoce más en el mundo.

Pues por hoy aquí le dejo, espero que te haya sido útil e interesante este contenido.

De ser así te agradeceré mucho que me dejes un comentario y que lo compartas en tus redes sociales con aquellos a los que les podría interesar también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: