Qué se necesita para revertir la inseguridad pública

fullsizeoutput_7127El problema de la inseguridad pública no se resolverá solo ni se puede resolver haciendo lo que hasta hoy se ha hecho.

Revertir la tendencia actual y regresarle la tranquilidad a la gente requiere de tres aspectos fundamentales:

  1. Invertir más recursos humanos y materiales que la delincuencia,
  2. Contar con estrategias eficaces para enfrentar cada fenómeno delictivo, y
  3. Tener a las personas capaces, en número y habilidades, para ejecutar dichas estrategias.

El problema es que el tema de la inseguridad no es una prioridad presupuestal para la mayoría de quienes hoy nos gobiernan. Sus prioridades generalmente están en las obras públicas, sobre todo en las de relumbrón, porque son una vía para obtener ganancias ilegitimas y porque creen que con las últimas “pasarán a la historia”.

Es por eso que los presupuestos que se asignan a las instituciones de seguridad nunca coinciden con el tamaño del problema. También por ello cada gobernante que llega se dedica básicamente a “administrar” el problema para pasárselo al que venga. Y en este proceso nuestra seguridad se va deteriorando constantemente.

Por eso nos debe quedar claro que la única manera que tenemos de recuperar pronto nuestra tranquilidad es que los tres niveles de gobiernos incrementen de manera sustancial los presupuestos destinados a seguridad pública y persecución del delito y que este dinero se invierta en labores operativas, tecnología e inteligencia para la prevención y el combate de los delitos, no en burocracia y cargos administrativos.

Pero hablamos de mucho dinero, el suficiente para lograr que en cada rincón de nuestro territorio la gente vuelva a estar segura y tranquila, para que las acciones del delincuente común o de la delincuencia organizada encuentren una respuesta oportuna muy superior a su capacidad de hacer daño.

Sin duda los ciudadanos estaríamos de acuerdo en que los gobiernos hicieran recortes en algunos rubros si estos se destinaran de manera eficiente y transparente a combatir la inseguridad.

No hay de otra, o los gobiernos invierten lo que se necesita para recuperar nuestra seguridad o está se seguirá deteriorando y postergando.

4 thoughts on “Qué se necesita para revertir la inseguridad pública

  1. Coincido en esas tres estrategias. Pero creo que no solo se trata de regresar la tranquilidad a la gente, sino de abatir la inseguridad pública, para lo cual esas estrategias deberían instalarse en varios planos de esta terrible realidad, donde radican sus causas: a) Principalmente, la corrupción tremenda que hay en las corporaciones policíacas, a la que ningún comisario ha podido o no ha querido entrarle, por incapacidad o por miedo; b) La indiscutible descomposición del cuerpo social que inicia en el seno familiar, y en la que los padres (padre y madre) como responsables de la formación de sus hijos hemos tenido gran parte de la culpa en su mala conducta que luego deriva en delincuencia: c) El afán de lucro que privilegia nuestra economía de mercado impregna todo espacio de la vida en común, menospreciando los valores que enaltecen a las grandes sociedades: hacer lo que sea a cambio de nuestro beneficio personal. Todo, incluyendo la justicia se convierte en mercancía. Y esto ha generado desigualdad económica y social, principal motor de la delincuencia.

    Me gusta

    1. Sin duda hay muchos factores que hay que considerar, pero tenemos que partir por lo inmediato y lo que puede generar resultados rápidos para luego, a partir de ahí, rehacer la convivencia social y mejorar la vida de la gente. Pero tenemos que empezar por romper el círculo vicioso por algún lado. Muchas gracias por compartir tu punto de vista.

      Me gusta

  2. Cómo siempre un placer leerte, muy acertado tu diagnostico sobre la política pública imperante en el ramo de la seguridad. Coincido con Francisco, me atrevo a re ordenar los factores que expresa, la génesis de ese problema (el de la inseguridad), y de todos los males, esta en la descomposición social. La mayoría de los integrantes de nuestra sociedad, no hacen sino quejarse del mal gobierno y sus caras visibles, empero, idolatramos al gandaya; rendimos pleitesía al poderoso; tiramos basura; sobornamos a la autoridad, sea porque nos pasamos un alto, o porque buscamos una licencia municipal; compramos artículos pirata; y no sólo dejamos que los niños manden donde solían gobernar los padres, también realizamos todas esas y más actitudes impropias, frente a ellos !sin ningún pudor!; vaya hasta le reclamamos a los maestros si regañan o reprueban a nuestros “angelitos.” Otra causa que nos falta mencionar es la falta de oportunidades de una gran mayoría para acceder a un empleo digno y bien remunerado, lo que acompañado de lo ya expuesto, convierte nuestros barrios, colonias, y hasta fraccionamientos de nivel económico medio, en caldo de cultivo y centros de reclutamiento para la delincuencia.

    A este país lo que le urge es una mejor educación, con una filosofia integral, que forme ciudadanos, y no meros individuos que en su analfabetismo funcional, se configuran en mano de labor barata, pero ¡no aportan nada al contrato social!

    Tienes razón, por alguna parte debemos empezar, pero no podemos esperar que el cambio venga de las cupulas, pues su lógica nunca será la nuestra,

    Un abrazo, y enhorabuena, sigo aplaudiendo tu determinación y claridad con que, decidiste empezar tu vida como actor político

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s