Monthly Archives: septiembre 2017

Frente a la tragedia que viven muchos mexicanos después de los terremotos de este mes de septiembre la mayoría de los partidos políticos salieron a hacer declaraciones a favor de destinar el dinero que éstos reciben para el apoyo a los damnificados. Pero unos respondieron con hechos y otros con simple palabrería.

El PRI hizo una propuesta muy concreta:

  1. Renunciar al 100% del financiamiento que los partidos pueden recibir en los meses que quedan del 2017 para destinarlo al fondo de reconstrucción,
  2. Reformar la Constitución para eliminar ya definitivamente el financiamiento a los partidos, y
  3. En esa reforma constitucional aprovechar para eliminar a los 200 diputados federales y  a los casi 500 diputados locales plurinominales, además de 64 senadores de lista y primera minoría.

En congruencia con esta propuesta el PRI ya notificó formalmente su renuncia a los más de 258 millones de pesos que tenía asignados para los meses de octubre, noviembre y diciembre.

En esta acción concreta sólo ha sido secundado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) que renunció a más de 84 millones y por el Partido Encuentro Social (PES) que dejará de recibir más de 57 millones.

¿Quiénes no han renunciado al ese dinero que es de la gente? PAN, PRD, MC, PT, Panal y Morena.

Si todos lo hicieran se lograría destinar a la reconstrucción ¡más de 992 millones de pesos!

En el otro rubro, en el de eliminar en la Constitución del financiamiento a los partidos, quienes integran el frente PAN, PRD y MC, sólo han salido con evasivas y se han resistido a votar la propuesta del PRI que implica además la desaparición de todos los plurinominales en el país.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador y Morena han anunciado que sólo renuncian al 50 % del dinero que reciben de la gente, pero que ese dinero se lo quedarán para ser ellos quienes decidan a quiénes se los entregarán, lo que incurren en una evidente estrategia para lograr votos con ese dinero y que puede caer en el terreno de la ilegalidad.

Ojalá la ciudadanía presione a los partidos políticos para que renuncien ya al dinero que recibirán en lo que resta del año y para que apoyen la iniciativa de reforma constitucional del PRI que implica quitar definitivamente el financiamiento público a los partidos y eliminar a todos los plurinominales del país.

A estas alturas lo menos importante y relevante es quién hizo la propuesta o quién la había presentado primero.

Lo que importa es que son tres propuestas muy concretas y que beneficiarán a la gente.Desplegado.jpeg

ObamaPor Lindholm y Prehn

  • Pon tu corazón en la tarea.
  • Preocúpate de tener los datos al alcance de la mano para saber en todo momento de qué estás hablando.
  • Desarrolla una política simple que puedas explicar con toda sencillez.
  • Haz un plan detallado y tómate tiempo para escribirlo.
  • Define bien los grupos de interés que te ayudarán a ganar y céntrate en ellos, no en todo el electorado.
  • Trabaja para mejorar tus habilidades de comunicación.
  • Absorbe conocimiento, aprendiendo de todo lo que ves.
  • Sé pragmático.
  • Ten coraje y sé fuerte.
  • Refuerza tus capacidades analíticas y aprende a leer los intereses de otros.
  • Define dónde te ves en cinco y diez años y trabaja duro para llegar hasta ahí.
  • Sé muy paciente.

cama_30610

El PRI propuso este 25 de septiembre una iniciativa de reforma constitucional que lleva como objetivo la desaparición de 200 diputados federales plurinominales, 64 senadores de lista o primera minoría y 438 diputados locales también de representación proporcional.

La propuesta tiene mucho sentido porque actualizaría las vías de acceso a las cámaras a la realidad actual del país y porque restituiría el equilibrio federalista a la Cámara de Senadores.

En los 70´s se hizo una gran reforma político-electoral para darle viabilidad a la participación política pacífica de grupos extremistas de izquierda y derecha que habían optado hasta entonces por la vía violenta. Tanto grupos guerrilleros izquierdistas como expresiones provenientes del movimiento cristero fueron integrados a la participación electoral en dicha reforma.

La figura de los diputados plurinominales pretendía que estos grupos que se iniciaban en la participación electoral tuvieran acceso a las cámaras de diputados ante la evidente dificultad que tendrían de ganar por la vía de la mayoría electoral en los distritos. La idea era que las minorías también tuvieran un espacio de expresión parlamentaria.

Pero luego la figura derivó en una herramienta para que las cúpulas partidistas pudieran obtener diputaciones sin tener que desgastarse en pedir el voto y en la mayoría de las ocasiones por esta vía llegaron muchos que poco o nada han aportado al trabajo legislativo o al mejoramiento de la vida pública.

En el caso del Senado se cometió un grave error, que contradice el equilibrio federalista de que los estados estuvieran representados por el mismo número de senadores (2) sin importar el tamaño de su población. Al crear la figura de los senadores de primera minoría en cada estado y los de lista nacional de representación proporcional hace 11 años se desvirtuó un principio necesario que genera equilibrio.

Por eso políticamente es pertinente la desaparición de la figura de los diputados locales y federales y los senadores plurinominales.

A eso hay que agregar que esto nos generaría un ahorro de 11 mil 600 millones que mucha falta hacen para atender a quienes hoy lo necesitan.

Ojalá que los demás partidos se sumen a aprobar ya esta iniciativa.

 

 

unnamed

Hoy, después de 11 años les digo adiós a Marcatextos y a sus lectores.

Se queda en buenas manos, en la dirección de mi amigo Julio César Hernández y con la colaboración de otro buen amigo periodista, Daniel Emilio Pacheco.

En 2006, cuando apenas se empezaba a hablar en México del periodismo digital como tal, me tocó fundar este medio que fue pionero. marcatextos.com nació no como una extensión en internet de un medio impreso o electrónico tradicional, sino que surgió como un medio puramente nativo de internet.

Ha crecido con la clara idea de que en sus espacios se informa y se analiza la política de Jalisco y la nacional cuando tienen que ver con nuestro estado. Eso le permitió ganarse un lugar y a un buen número de lectores.

Pero la parte más importante de marcatextos.com es su convicción de que nada de lo que aquí se publica se hace por encargo o por intercambio comercial. Quienes aquí escribimos nos hacemos responsables de lo publicado y damos la cara por ello.

Aquí tampoco se ha ejercido la censura previa. Tanto Julio César como Daniel Emilio pueden dar constancia de que como director nunca revisé uno solo de sus textos antes de publicarse y que de ellos me enteraba igual que los lectores, cuando ya estaban en línea. El respeto y la confianza que les tengo a ambos no me permitiría pensar siquiera en ser quien decidiera qué se publica y qué no.

Me voy a otra trinchera de mi vida como ciudadano, a la política partidista activa. Mi explicación se puede leer en Mi paso a la política.

Me voy del periodismo político satisfecho y con la frente en alto. Quienes me conocen bien saben que nunca publiqué algo, a favor o en contra, por encargo o por un beneficio económico o de cualquier especie. Lo escrito ahí está y respondo por cada una de las palabras publicadas.

Me voy con la nostalgia que deja el haber dedicado casi tres décadas al oficio pero con la felicidad de haberlo ejercido.

Pero el mayor regalo que me llevo es que tú, lector de marcatextos.com, hayas tenido la generosidad de leerme.

¡Muchas gracias a todos!

En adelante mis opiniones sobre lo que pasa en nuestro entorno las encontrarán aquí, en este espacio:  gilbertoperezcastillo.com

Después de muchos años de ejercer mis derechos como ciudadano y de ejercer el periodismo como un ejercicio que me ha permitido analizar la realidad política y social, he tomado la decisión de dar un paso hacia la política activa.

Hay varias razones para ello. Entiendo que desde el activismo social y desde el periodismo se pueden promover algunos cambios, pero también reconozco que éstos son muy limitados o casi anecdóticos. Los cambios de fondo en la forma en la que se hace la política en una sociedad sólo se pueden hacer desde la política.

También reconozco que hacer política desde la vía independiente tiene dos limitantes importantes: uno, es válido únicamente para quienes buscan necesariamente un cargo de elección; y dos, su capacidad de influencia en las decisiones es muy bajo y su impacto es temporal.

Debemos entender que mejorar la política en nuestro país pasa necesariamente por mejorar nuestro sistema de partidos. No puede haber una democracia moderna y funcional sin un buen sistema de partidos.

¿Dónde lo haré?

Lo haré dentro del Partido Revolucionario Institucional, el PRI, por una razón de congruencia ideológica. Me explico, siempre me he considerado de izquierda y desde hace muchos años para acá más apegado a lo que en ciencia política se conoce como la socialdemocracia, y es el PRI el partido que más se acerca a esta forma de pensar.

Sé que el PRI no pasa por su mejor momento en cuanto a su imagen con un segmento muy importante de la sociedad, sin embargo no me iría a otro partido, frente o coalición simplemente porque está de moda o porque tiene “más probabilidades” de ganar las próximas elecciones.

No voy a llegar a la política desde el oportunismo.

Tampoco lo haré desde la farsa, cobardía o deslealtad de autodenominarme “ciudadano” cuando estoy participando abiertamente en un partido.

Me mueve más el reto de contribuir con una nueva generación de jóvenes priistas a cambiar para bien el partido, a ponerlo del lado de la gente y a comunicarlo mejor con la sociedad.

He sido crítico del PRI, como lo he sido de todos los partidos, y lo seguiré siendo porque creo que el mayor daño que le hacen a un partido sus militantes y simpatizantes es ver únicamente la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio.

¿Para qué quiero hacer política activa?

Voy a hacer política con quienes impulsan un cambio del sistema político en México, con quienes queremos que el sistema político ponga en el centro de las prioridades a la gente y no a los políticos ni a los partidos.

Vamos por un nuevo sistema político que aprenda de los errores del pasado, pero que no siga volteando para atrás y que contribuya a construir la vida verdaderamente democrática que queremos y podemos ser en el presente y en el futuro.

Voy con quienes ven en la corrupción y en la impunidad los dos lastres que debemos erradicar ya, sin importar el partido o el grupo al que pertenezca el político o el ciudadano al que hay que investigar o enjuiciar.

Me sumo a construir un sistema de seguridad y justicia que le devuelva pronto a la gente la tranquilidad y el estado de derecho que se merece.

Vamos a contribuir a que la distancia entre los que tienen demasiado y los que nada o poco tienen se acorte, con respeto a la libertad de emprender pero con la necesaria justicia social que el Estado debe procurar.

Y voy a defender con todo las libertades sociales e individuales a las que todos los mexicanos tenemos derecho.

¿Qué tipo de política voy a hacer?

Vengo a sumarme a quienes quieren elevar el nivel del debate entre los políticos y entre los partidos, pero también entre la clase política y la sociedad.

Quienes me conocen saben que no le rehuyo al debate, es más lo procuro, porque estoy consciente de que solamente el debate de las ideas, con argumentos, es lo que hace que la política se desarrolle y mejore.

No llego a la política con rencores ni odios porque ambos no caben en mi mente.

Llego a la política en el entendido de que los opositores no son más que ciudadanos y políticos que creen que otras alternativas pueden hacer mejor las cosas.

Pero sí llego a defender mis puntos de vista.

No llego a aceptar descalificaciones sin argumentos ni sustento.

A quien quiera debatir le daré la cara y mis argumentos. Y también a quien quiera denostar sin sustento. Los que me conocen saben que no soy de los que ponen la otra mejilla ni de los que agachan la cara.

¿Qué busco?

Para tranquilidad de muchos debo decir que mi paso a la política activa no significa la búsqueda de un cargo de elección popular.

Sí significa que impulsaré de manera abierta y directa los proyectos y a los candidatos que pueden representar los cambios que quiero impulsar.

También implica apoyar a una nueva generación de políticos priistas que quieren hacer una política mejor desde el punto de vista de la socialdemocracia y con una visión de honestidad y eficiencia desde el gobierno.

La decisión está tomada.

¡Vamos a darle!