Hagamos una tregua a nuestras diferencias menores para vencer juntos al COVID-19

En México, como en todo el mundo, todos los seres humanos estamos viviendo una de las más graves amenazas de salud: la pandemia del Coronavirus o COVID-19.

Por tratarse de un fenómeno inédito en nuestra historia, nos está costando trabajo entender por lo que estamos pasando y estamos actuando como lo hacemos con otro tipo de asuntos. Pero éste es muy diferente y por eso quiero compartirte estas reflexiones.

1. La pandemia del COVID-19 no es un asunto ideológico, político, de clase, de razas o de bloques geopolíticos y nos está afectando a todos los seres humanos por igual. Por eso debemos enfrentarlo como humanidad y como sociedades, no como simpatizantes de una u otra ideología, partido político, gobernante u oposición.

Sí, ésta es una de esas pocas ocasiones en las que todos vamos arriba del mismo barco, por lo que todos debemos hacer lo que nos toca para que el barco no se nos hunda.

2. Por supuesto que son entendibles las posiciones y las oposiciones políticas de todos los colores, sin embargo estos son tiempos extraordinarios que requieren actitudes extraordinarias.

No es descabellado pedirles a todos los actores políticos (gobernantes, partidos políticos, líderes políticos en el gobierno o en la oposición, militantes y simpatizantes de éstos) que hagamos una tregua a nuestros conflictos políticos y partidistas, porque en estos momentos esos conflictos son menores frente a la amenaza que estamos enfrentando.

Por supuesto que no estoy pidiendo que cerremos los ojos a nuestras diferencias, simplemente propongo que antepongamos por un tiempo lo importante, el combate a la pandemia que nos amenaza a todos por igual, a los intereses de grupos o partidos.

Falta más de un año para las elecciones federales en México, por lo tanto hay el tiempo suficiente para hacer una tregua a nuestros conflictos políticos, superar la pandemia y volver a la contienda partidista.

No son momentos para tratar de ganar votos por una desgracia.

3. Ante la debilidad de los principales liderazgos gubernamentales y políticos en México, urge que aquellos que tienen cierta influencia en la sociedad también asuman su responsabilidad. Tanto los medios de comunicación como los líderes de opinión también están llamados a actuar con prudencia y responsabilidad.

En México se ha caído en el error de hacer el periodismo desde dos visiones radicales: los que todo lo alaban y los que todo lo critican.

La realidad nos enseña que ningún gobernante o político hace todo bien, como tampoco lo hace todo mal.

Pero un sector de periodistas y líderes de opinión se ha creído que si todo lo critica, aunque sea un asunto mínimo o absurdo, se acredita como “honesto, libre y crítico”. Por lo tanto este grupo piensa que su función es únicamente buscar y publicar lo malo, no lo que es simplemente informativo o aquello que se haya hecho bien.

Por su parte, otro sector se ha adjudicado la tarea de aplaudirle todo a ciertos gobernantes o políticos, aunque cometan errores graves y evidentes. Este grupo callará ante los errores o los tratará de justificar y se desbordará en alabanzas ante cualquier acierto, real o ficticio.

Pero ninguno de los dos grupos ayuda a la sociedad en ningún momento, menos en éste donde enfrentamos esta grave amenaza. Es el momento de actuar con más responsabilidad y sí, señalar con pruebas y argumentos válidos lo que realmente se haya hecho mal y se tenga que corregir; pero también difundir aquella información que le sea útil a la gente, venga de la fuente que venga, y reconocer lo que se está haciendo bien para que la gente atienda dichas acciones o disposiciones.

No es el momento de ganar audiencias ni seguidores aprovechándose ilegítimamente de la emergencia.

4. A todos, como seres humanos individuales y como sociedad, nos toca también hacer nuestra parte.

No caer en el juego de los bandos políticos que intentan obligarnos a tomar partido irreflexivamente y que nos nubla la vista para ver con objetividad lo que está bien y lo que está mal.

Como ciudadanos debemos tomar distancia del juego de los políticos y analizar las cosas con criterio propio, buscar la información sustentada y avalada por quienes dan la cara responsablemente y no caer en el miedo que nos impide ver las cosas con objetividad.

Si revisamos con serenidad los mensajes que hemos recibido desde que empezó la pandemia en redes sociales, WhatsApp y otros medios que tenemos a la mano, veremos que la mayoría de ellos contenían información falsa o supuestos que no se cumplieron, y que iban enfocados a afectar o beneficiar electoralmente a algún gobernante, partido o político.

Sobre todo, es el momento de analizar y calificar a los actores a partir de sus resultados, no de filias o de fobias.

No es el momento de alimentar o ahondar nuestras diferencias.

5. México fue uno de los países a los que más tarde llegó el COVID-19. Eso nos da la oportunidad de analizar, aunque tenemos que hacerlo muy rápido, lo que se hizo mal y lo que se hizo bien en los países donde la pandemia empezó y se difundió antes.

Las experiencias de los países que nos antecedieron en el contagio nos muestran que enfrentamos en esta emergencia dos grandes amenazas al mismo tiempo: la sanitaria por la pandemia y la crisis económica mundial que ésta ya está provocando. Tenemos que tener la inteligencia colectiva para vencer a la primera lo más pronto posible y contener la segunda.

Ni parar totalmente las ciudades o el país es la solución como tampoco lo es relajar las medidas de prevención.

Por tratarse de un fenómeno inédito todos los países estamos aprendiendo sobre la marcha a enfrentar lo mejor posible a la pandemia. Ningún país tiene la varita mágica ni la fórmula perfecta para hacerlo: los resultados lo dicen.

Por eso los mexicanos debemos encontrar juntos la mejor solución a la pandemia y a la crisis económica que ésta está generando, de acuerdo a nuestras condiciones y a nuestros recursos. Pero solo lo podemos hacer si nos serenamos y echamos a andar la inteligencia colectiva que siempre nos ha sacado adelante de las tragedias que hemos vivido.

4 thoughts on “Hagamos una tregua a nuestras diferencias menores para vencer juntos al COVID-19

  1. Estimado Gilberto vista razón tienes en tus comentarios solo que los que tienen la autoridad para actuar son ho parecen retrasados mentales ante está amenaza empezando por el presidente y algunos gobernadores como siempre a tus órdenes en el PRI Guadalajara estamos sin actividad desde hace más de 8 días cuidando y difundiendo mensajes pro la salud de todos sin distingo saludos atte gaytan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close